“Voy a disparar, voy a disparar”

El caso de Michael Brown, uno de los mayores símbolos de la América racista