Andrés Borque y el petardeo

“Llamarle a una fiesta Cuenca era darle ese toque de España profunda”