Un guiño a la verdadera naturalidad

Adèle Exarchopoulos: sencillez pero no simpleza