Entramos en ‘La Zona’

Este jueves se estrena el tercer capítulo de ‘La Zona’, nueva apuesta de Movistar+ y, si aún no la has visto, ahora mismo te vas a morir de ganas.

Antes de adentrarnos en la zona, entrevistamos a los hermanos Sánchez Cabezudo, quienes, después de consagrarse con ‘Crematorio’, han decidido embarcarse en este proyecto, que supone un paso hacia el futuro de la industria televisiva en nuestro país. 

Fuente: Movistar+

P: Para vosotros que habéis trabajado durante mucho tiempo en televisión en abierto, ¿Que os ha parecido trabajar para una plataforma bajo demanda como Movistar+? ¿Cuales creéis que son las ventajas como creadores?

R: (Jorge) La verdad es que yo llevo ya doce años trabajando con Bambú y casi todo lo que sé de televisión lo aprendí de ellos, y sobre todo he vivido en primera persona la evolución de la ficción en España. Cuando se habla de la ficción hay que ver el recorrido que se ha hecho en los últimos diez años porque es espectacular y siempre con una vocación de mejora y de ir un paso más allá: Desde la fotografía, tramas, etc. Luego por otra parte nosotros teníamos la experiencia de ‘Crematorio’ que fue un poco la primera experiencia para un canal de pago, aun que no es exactamente igual que ésta experiencia, porque la apuesta en Movistar+ es mucho mayor que la de Canal Plus.

(Alberto) Lo que hay es un sentimiento ahora de que Movistar+ ha venido para hacer una propuesta muy grande; Canal+ en su momento estrenó ‘Crematorio’ pero luego por la crisis no pudo continuar, y sin duda la propuesta de Movistar+ de este año es tremenda, estrenando una serie cada mes, con lo cual estamos encantados de poder formar parte de esto.

(Jorge) La diferencia de trabajo es sencillamente que en un canal en abierto la serie la paga la publicidad, con lo cual requiere llegar a un mayor número de público. Esto impide por una parte ser muy específico en el producto que quieres hacer. Una plataforma bajo demanda va destinada a un público mucho más específico, lo que te permite seleccionar más lo que quieres contar, ser más crítico, más complejo…

(Alberto) Y la llegada de Netflix y HBO lo que hacen es que necesites tener un catálogo para poder ser certero y no tener que agradar a todo el público con el mismo contenido. Por eso Movistar está haciendo esta apuesta, para tener series diferentes.

 

P: ¿Cómo creéis que debería desarrollarse la TV en España? ¿Vamos por el buen camino?

R: Se va desarrollando sola… Nosotros no planteamos nada. Al final el que manda es el espectador. Si que es verdad que el consumo del espectador cambia, la gente joven prefiere consumir bajo demanda, incluso en la televisión generalista, por lo que los canales tienen que ajustarse a la realidad del público que existe.

 

P: Hablando de cómo está cambiando tanto la forma de consumir contenidos, habéis hecho una campaña transmedia muy fuerte para ‘La Zona’. ¿Cómo está concebida para ser consumida?

R: La serie lo que si permitía al tener unos personajes tan corales y transversales, y una temática muy abierta, un universo muy abierto, era generar un mundo transmedia muy ambicioso, por lo que la apuesta de Movistar en el contenido transmedia ha sido muy grande, creando desde juegos hasta la Wikizona, incluso podcasts, que son otro elemento que ha tenido una larga tradición en los países anglosajones y que aquí se está introduciendo y modificando y ya ha empezado a funcionar.

Todo esto hace que podamos disfrutar de la serie y además tener una idea más alargada de éste universo.

 

P: La zona, a pesar de tener tintes postapocalípticos, se aleja del morbo de mostrar la catástrofe y se centra en el desarrollo de los personajes después de ésta. ¿Por qué decidisteis centraros en el después y no en el antes o en el durante?

R: Eso es lo que diferencia el género de catástrofes de lo que nosotros hacemos. El género de catástrofes se desarrolla en el momento del accidente, y aquí lo interesante es cómo se organiza la sociedad después del mismo. Nos permitía tener un enfoque más reflexivo, poder hablar de nuestra realidad y de las consecuencias de la crisis a partir del thriller.

Centrarnos en el después nos ofrece la posibilidad de plantear un escenario donde es mas fácil que se generen dramas humanos que dramas de acción, que es lo que plantea el cine de catástrofes. También hay un poco de eso en algún momento, ya se verá, pero lo que permite sobretodo es desarrollar personajes y mostrar cuales son las consecuencias del desastre para ellos. Y eso genera problemas y paradojas mucho más interesantes, si la zona es un lugar donde hay fronteras físicas, esos tres años que pasan nos permiten también plantear unas fronteras morales que los personajes han tenido que cruzar.

528493-944-627.jpg
Fuente: Movistar+

 

P: Se dice que el cine de catástrofes expresa la desconfianza de la sociedad hacia el poder, y en La Zona se exploran los intereses ocultos de personajes y empresas detrás del accidente de una forma muy realista ¿Como fue el proceso de creación de todas esas tramas oscuras que surgen después de la catástrofe?

R: Vienen de información real. Nosotros tuvimos hace mucho una idea base que se ha ido nutriendo de la realidad del mundo, de la realidad que ha ido surgiendo, y el ejemplo es Fukushima.

Fukushima ocurrió después haber empezado a preparar el proyecto de ‘La Zona’, lo paramos porque nos parecía demasiado pronto y tres años después cuando lo retomamos nos alimentamos de todo eso que aparecía en las noticias, casi todo lo que hay está sacado de informaciones reales.

El pitching clásico que hacíamos cuando presentamos la serie era contar que hay un momento y una secuencia clave que no vamos a decir donde está pero existe en la que un personaje cuenta que en Chernóbil estaba el ejército Soviético para luchar contra la radiación, tenían permanentemente oleadas de soldados a los que daban una botella de vodka y mandaban a trabajar, pero por ejemplo en Fukushima no sucedió eso. En Fukushima no tenían un ejercito al que mandar, ¿Y a quien mandaban a luchar contra la radiación, a limpiar todo aquello, sin voluntarios?

En la zona hay un conflicto político, social, de intereses y también hay trama criminal, en el caso de Fukushima estaban los Yakuza implicados en traer gente… Hay muchas similitudes.

 

P: Es decir, que vuestra fuente de documentación principal fueron tragedias reales.

Exactamente, sobretodo la de Fukushima. La documentación periodística y los informes que nos iba pasando Greenpeace son lo que conforman la trama. Y luego también algunas propias de aquí, será reconocible el caso del Yak, o incluso a nivel de víctimas el accidente de metro de Valencia.

La idea era, al traspasarlo a la realidad española, contar lo que sucede aquí porque tenemos ejemplos parecidos que esperamos que el espectador reconozca.

 

P: Los exteriores tienen mucha presencia en la serie ¿Por que elegisteis Asturias como localización de la catástrofe y lugar de desarrollo de la serie?

R: Desde que vimos las imágenes de los documentales de Chernóbil y Fukushima sabíamos que nos interesaba mucho tener un ambiente con una naturaleza muy exuberante, muy fuerte, y Asturias era el sitio ideal porque tiene un paisaje extremadamente bello que contrasta con la radiación, lo que es una de las grandes apuestas de la serie. También porque Asturias tiene esa herida de la minería, de una industria muy contaminante y unos trabajadores que han tenido que adentrarse en ella, y eso es lo que pasa en Fukushima. ¿Cuál es la gente que tiene que ir a limpiar y cómo es ese trabajo? Esto era muy importante tratarlo de una forma realista para que el espectador sintiese que sucedía aquí. Era la premisa más importante, si el espectador sentía que podía pasar aquí iba a acompañarnos durante toda la temporada.

Y luego hay un concepto clave que es la propuesta de Movistar+, que está en el fondo de toda la ficción europea que se está haciendo y es ser muy locales. El éxito del noir nórdico es porque habla de lo sueco, de lo danés… El éxito de todas las producciones que hemos visto fuera es de las que son más autóctonas, más reales, más apegadas a su realidad.

Eso es básico, partir de lo local para mirar hacia fuera.

aasd.jpg
Fuente: Movistar+

 

P: La serie tiene algunos momentos más sórdidos a un nivel gráfico de lo que estamos acostumbrados a ver en la TV, ¿Esto ha sido una ventaja de trabajar en tv bajo demanda?

R: Sí, definitivamente la libertad que te da Movistar+ nos ha permitido tratar temas más sórdidos, no ocultar la violencia por ejemplo. ‘La Zona’ es una serie bastante cruda y realista y no pasa por encima de la violencia, si no que también la muestra.

Se juega la carta de la violencia como un elemento más para buscar la emoción, en ‘La Zona’ llevamos todas las emociones hasta sus ultimas consecuencias, entre ellas la violencia, y esto nos ha permitido tocar muchos géneros, incluso el terror.

Este Jueves NUEVO CAPÍTULO en #0 y todos los anteriores en VoD en la plataforma de Movistar + ¡Adentrate en ‘La Zona’!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s