El latido de América resuena en Madrid

La Casa de América acoge el proyecto “América Late”, donde numerosos artistas han ofrecido su particular visión de los acontecimientos más destacados ocurridos en Latinoamérica en los últimos 25 años. Murales de arte efímero cubren las paredes de la sala de exposiciones Frida Kahlo, que podrán visitarse desde el 5 de octubre hasta el 4 de noviembre en la Casa de América.

Javier Hernández Espinosa nos habla de Macondo, la obra pictórica con la que rinde homenaje a un grande de la literatura universal: Gabriel García Márquez. El artista aguileño nos cuenta cómo ha sido el proceso de adaptación de las novelas del escritor latinomericano a su peculiar manera de representar el mundo a través de la pintura.

IMG-20171010-WA0017.jpg
Fuente: Javier Hernández Espinosa

¿Cómo surge el proyecto de América Late y cuál es tu manera de participar?

En mi caso ha sido a través de Almudena, que trabaja en una galería y me presentó a Casa de América junto con mi dossier. Mi trabajo gustó y me dijeron que preparase algo relacionado con un hecho importante que hubiera ocurrido en los últimos 25 años en Latinoamérica.

Busqué temática social, natural, política, catástrofes… De todo, para ver qué se podía adaptar mejor a mi obra y que, además, englobara a toda Latinoamérica.
Para mí fue muy relevante que un hito de la literatura, no solo en Latinoamérica, sino
en el mundo, como García Márquez muriese en 2014. Así que presente un escrito explicando que iba a hacer un mural homenajeando a “Gabo” a través de su novela.

Es decir, te plantearon el tema y a partir de ahí te dejaron libertad de creación

Sí, han confiado mucho en cada uno de los artistas; no nos han pedido un boceto como tal. No quiero decir que hayan cogido gente al azar, sino que previamente vieron nuestros trabajos y obras, y han confiado.
Cuando dieron el visto bueno, empecé a releer lo que ya conocía de García Márquez y a leer todas sus novelas desde la perspectiva de hacerle un homenaje.

¿Desde cuando llevas preparando este proyecto?¿Cómo fueron los primeros pasos?

Desde julio. Entre ese mes y agosto leí y releí todas sus novelas. Pienso que si vas a hacer un homenaje no puedes llegar con las manos vacías; hay que mantener un respeto. No puedes llegar de la nada y decir “García Márquez, y hago un señor con bigote”, o buscar en Google y después pintar mariposas amarillas, y ya está. Yo soy bastante novel en este mundo, y tengo que hacer un buen trabajo para darme visibilidad.

Estudié muy bien cada una de las novelas para luego introducirlas en mi mundo onírico. Mi obra es bastante caótica, y la mayoría de veces improviso. Me ha costado mucho el hecho de prepararlo todo de antemano y tenerlo todo calculado.
Una vez que compongo, empiezo a poner detalles, a dibujar parte de mis símbolos.

IMG-20171010-WA0023
Fuente: Javier Hernández Espinosa

¿Qué figuras o símbolos son características en tus obras?

Sobre todo son formas orgánicas, y las suelo utilizar en todas mis obras como base para darle esa personalidad a mis dibujos, a mis murales… No tengo un formato fijo.
Lo que me gusta es tener mi mundo, y esto llevarlo al mundo en el que coincidimos todos. Es decir, mostrar mi visión al resto del mundo, y para eso no necesito una ventana en 2D como puede ser cuadro, sino que puede ser una silla o una lámpara.
Lo hago así por el hecho de poder transportarlo a cualquier soporte y decir “eso es un Espinosa”, y de verdad verlo y reconocerlo. Decir “no es sólo la firma, es que tiene su forma, tiene todo su color”.


¿Qué ha sido lo más difícil de plantear?

La dificultad era  mostrar el mundo de García Márquez desde mi visión. Mis obras hasta ahora han sido más abstractas, más orgánicas, excepto algunas ilustraciones.
Me he dedicado mucho a reinterpretar el mundo marino, que forma parte de mi vida. Crecí en un centro de buceo, y llevo buceando toda mi vida, y todo lo relacionado con mis obras va sobre el mar. Ahí he dado un paso, y me he ido a lo terrenal.

¿El mar no está incluido en esta obra?

Está incluido por Relato de un náufrago, una historia publicada por fascículos en el diario El Espectador en 1955 . No se incluye dentro de las diez novelas principales, ¿Pero qué es lo primero, La hojarasca que  también se publicó en 1955 o Relato de un náufrago? A mi me encanta esta última, y no sólo porque salga el mar, sino porque la considero muy relevante e imagino que influiría mucho para escribir el resto de su novela. Posteriormente, Relato de un náufrago se publicó como reportaje novelado en 1970.

IMG_20171009_190617 (2).jpg
Fuente: propia

¿Cómo has trasladado la obra de García Márquez a la tuya?

A modo cronológico, de izquierda a derecha, desde
Relato de un naufrago y La Hojarasca, que se considera como la primera, hasta Memorias de mis putas tristes de 2004. En la parte central y más destacada está Cien años de soledad, con la figura de José Arcadio Buendía en el castaño posado sobre el hielo, el cual le abre la mente, pero lo deja aferrado a lo terrenal y al árbol en el que termina muriendo. Detrás de esa figura está la mariposa amarilla, símbolo muy utilizado en las obras de García Márquez.
A la derecha puedes ver Del amor y otros demonios, El general en su laberinto, El amor en los tiempos del cólera, Crónica de una muerte anunciada y Memorias de mis putas tristes.

IMG-20171010-WA0018.jpg
Fuente: Javier Hernández Espinosa

No he querido ser muy evidente representando las novelas, sino que casi todo está insinuado. Por ejemplo, en el enfrentamiento de La mala hora se ven los mismos gallos que he representado también para El coronel no tiene quién le escriba. He puesto esa obsesión, y no la más conocida que es cuando el coronel está continuamente yendo a preguntar si le ha llegado la carta con sus honores de la guerra. Tampoco le he clavado un puñal a un hombre para representar Crónica de una muerte anunciada, sino que he puesto el gramófono. Si lees la novela descubres porqué hay un gramófono ahí.

¿Qué ha sido lo más complejo una vez iniciada la obra?

Lo complejo fue ir metiendo las figuras y que todo tuviese armonía. Si te fijas, hay palmeras en el fondo de la obra. Son las bananeras de la compañía bananera que llega a Macondo, que no aparece solo en Cien años de soledad, sino que aparece en La mala hora, en La hojarasca… Es decir, la compañía bananera siempre está ahí.
Representa la llegada de la sociedad moderna que destruye la armonía del pueblo de Macondo y que vuelve a la gente una contra otra. Deteriora las mentes fomentando esa ambición de un futuro próspero y capitalista.

También hay un papagayo. Me parecía idóneo para unir mi obra no sólo con la obra de García Márquez, sino con su nacionalidad. El papagayo es un ave libre, como la literatura y el realismo mágico de García Márquez que te hace estar anclado al mundo real y, de repente, te corta y te hace liberarte. Transmitir esa idea me atraía mucho. 

IMG_20171009_190729 (3).jpg
Fuente: propia

¿Cuánto tiempo has tenido para pintar en el muro todo lo que tenías pensado?

Detrás del muro ha habido mes y medio de trabajo. No puedes imaginar la cantidad de horas que he podido echar a un cálculo de cómo poner cada parte, cómo interpretar cada obra por separado, y luego unirlo todo.
Hemos tenido desde el lunes hasta el jueves por la mañana. El lunes de 9:30 de la mañana, parón para comer, y hasta las 2:00 am. El martes me fui a las 4:00 am, y el miércoles me fui a las 6:00 am, y volví a las 11:30 de la mañana del jueves. En total, poco más de tres días para pintar el muro.

¿Había tensión para llegar a tiempo a la inauguración?

Cuando me centro en algo no puedo dejarlo para mañana; al menos no sin saber que eso voy a poder solventarlo. Lo planteo hoy y lo hago mañana. El miércoles me fui tan tarde porque no podía parar. El jueves también tuvimos que pintar unos detalles, como el logotipo de América Late.
Con la improvisación si me habría pasado, pero no era el caso. Yo he tenido un boceto muy elaborado, porque me conciencié en que sólo tenía tres días, y o lo calculaba todo bien o no llegaba. Y lo calculé exactamente para llegar a tiempo.

IMG-20171010-WA0019.jpg
Fuente: Javier Hernández Espinosa

¿Esta obra es fiel a tu estilo?¿La reconoces y se reconoce como tuya?

Eso ha sido lo complicado, conservar mi estilo saliéndome de mi tema, y encima haciendo un homenaje. Esto último es lo que más me ha roto la cabeza: estar encargado de algo tan importante, como es hacer un homenaje a García Márquez, y en un sitio tan importante como la Casa de América. Es la conexión cultural entre España y Latinoamérica, y yo he tenido que hacer un homenaje a uno de los grandes de la literatura mundial. 

¿Cómo ha sido esa trayectoria hasta lograr alcanzar un estilo propio?

Es romperte la cabeza. Detrás de la obra de cada uno de nosotros hay mucho trabajo. Yo no me puse a pintar de la nada, he estado años trabajando mi obra, cogiendo muchas referencias…. Originalidad no va a tener nadie, ahora en esta época es muy difícil, porque hay muchas referencias y partes de esa base. Ahora con las redes sociales puedes, incluso, comparar con el resto de artistas contemporáneos.

Al final hay cosas que haces tan tuyas que te salen solas. Yo ahora tengo una forma de pintar que solo puedo pintar así. Tengo cierto público y a ese público le gusta, y cada vez se suman más. Eso mola, decir que no me estoy vendiendo, que estoy pintando a mi manera y siendo yo mismo, y que haya gente que valore tu obra.
El caso es no quedarte en pintar y ya está, sino intentar llegar un poco más allá.

¿Estás satisfecho con el resultado?¿Qué proyectos tienes ahora?

Sí. Las reacciones han sido positivas, y eso se agradece. Dentro de ti piensas que se puede mejorar. Yo habría estado dos semanas más, y trabajando las mismas horas y haciéndolo cada vez mejor, y nunca hubiera estado contento. Nunca terminas satisfecho cien por cien, es muy difícil. Quieres cambiar, perfilar, meter más figuras… Mi obra complica la composición ,y parto de una figura que se va deformando y cambiando a varias distintas. La esencia de la obra es esa complejidad, el haber llegado a eso.

Yo seguiré trabajando en mi obra, a parte de los encargos que ya tengo en Águilas. Mi proyección es seguir insistiendo en poder pintar en sitios de la magnitud de Casa de América, con los que estoy muy agradecido. Esto ha sido un comienzo, ahora a seguir expandiéndome.

IMG_20171009_190829 (3).jpg
Fuente: propia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s