El futuro del cine en España

La Delegación de la Universidad Carlos III de Madrid ha celebrado esta semana la I Semana del Cine, una semana dedicada al séptimo arte a la que acudieron personalidades del cine de nuestro país como José Luis Cuerda, Carlos Vermut o Ana Díez.

Tanto  estudiantes de esta universidad como externos, los cinéfilos han podido acercarse al campus de Getafe y disfrutar de charlas y mesas redondas sobre fotografía, guión, dirección de actores… e incluso el preestreno de ‘Berserker’ (Pablo Hernando) y ‘Colour me in’ (Víctor de la Fuente) 

12976883_506358986218259_5325989902424304983_o.jpg

Además, dentro de esta semana, encontramos el III Certamen de Cortometrajes de la Delegación UC3M. Los nominados de este certamen proyectaron su obra en el Aula Magna de la Universidad durante la jornada de ayer.

El ganador fue anunciado ayer  y tanto el ganador del certamen (que finalmente ha sido ‘7:13’) como el ganador del premio del público (‘Culaccino’) se unieron a la mesa redonda, en la que estuvieron los cineastas Carlos Vermut, Ana Díez y José Luis Cuerda, para hablar de “El futuro del cine en España”.

12976883_506358986218259_5325989902424304983_o (1).jpg

Nosotros hemos ido más allá y les hemos preguntado directamente a los  cinco nominados cómo ven el panorama actual y su futuro dentro de la industria (para que fueran ensayando para la mesa redonda, sobre todo).

Además, les hemos sonsacado un poco más de información sobre sus obras, nos han revelado sus referentes y nos han confesado qué hacen metidos en un mundo como el cine.

Al fin y al cabo, en ellos está realmente el futuro del cine en España.


Guillermo Pita, director de ‘7:13’

“Creo que está sobre todo en nuestras manos, en las manos de los jóvenes, que cambie esta industria (…) y creo que somos capaces de impulsarla”

raquel 1

¿Qué nos cuenta ‘7:13’?

Es un corto de perfil más bien filosófico. Trata de un adolescente que se quiere suicidar y el corto básicamente explora esa dimensión, la del suicidio. El nombre es ‘7:13’ porque, en principio, es la hora en la que este chico se suicida, pero también tiene relación con un versículo bíblico que (esto no se dice en ninguna parte, te lo revelo a ti), aunque yo no soy cristiano, soy ateo, viene a decir algo así como “no entres por la puerta principal, sino entra por la puerta pequeña” y a veces eso es la vida.

A veces lo fácil puede parecer suicidarse pero realmente no lo es. En definitiva, ‘7:13’ es un dilema filosófico de este personaje en torno al suicidio. Al final (SPOILER ALERT) no sabemos si se suicida o no, tienes que decidirlo tú.

¿Cómo surgió la idea de hacer este cortometraje?

Este es el primer corto que hago. De hecho, yo entré en la carrera por las bandas sonoras. Yo he estudiado composición en el conservatorio y realmente ha sido al entrar en la carrera cuando me he vinculado más a este mundo de la dirección y tal y me ha gustado mucho, la verdad. No me lo esperaba. Este proyecto surge de una idea que tenía yo desde hace mucho tiempo y parece que era posible, teníamos medios. Yo trabajo como profesor particular dando clases de piano y me compré una cámara y un micrófono con un amigo y nos pusimos a ello.

¿Cómo estás viviendo esta nominación?

No me lo esperaba, estando en el primer año. Hay mucha gente buena. De hecho, se presentaba gente de las que  había visto ya cosas suyas (como otro nominado, que es Álvaro) y sabía que había gente buena. Yo estoy encantado de que la gente pueda verlo el jueves en el evento y estoy feliz de la vida. No creo que gane pero por estar ahí ya estoy muy contento. Esto me motiva a seguir haciendo cosas.

¿Qué te parece que se haga algo así en la Universidad?

Me parece fantástico lo de la semana del cine, me parece una iniciativa excelente, junto al certamen de cortos, que está vinculado. Creo que son estos eventos los que realmente marcan la diferencia. De estudiar a llevar tú a cabo tus ideas y tus proyectos. Estas iniciativas que te motivan de verdad deberían estar presentes a lo largo de toda la carrera para complementar esa formación académica que nos dan.

¿Cuál crees que es el punto fuerte de tu obra, lo que haría que se pusiera en cabeza en el certamen?

Mi corto tiene una cosa muy curiosa que es que juega con el humor, dentro del tema del suicidio. Se plantea desde una perspectiva más humorística. De hecho, antes de suicidarse al chico le entran ganas de hacer pis. Es una situación curiosa que seguro que se produce pero que nadie se para a analizarla. Hay diferentes situaciones así un poco cómicas que le dan un toque interesante.

Apuesto por mi corto porque, probablemente técnicamente estén mejor otros, es la primera vez que hago algo y tuve muchas dificultades técnicas al enfrentarme a este proyecto porque las localizaciones eran complicadas (estaban muy lejos, en Colmenar Viejo), tuvimos que llevar en dos coches a los actores y a todo el equipo, tuvimos que grabarlo en una tarde y se nos echaba el sol encima. Con lo cual, probablemente estén mejor otros desde el punto de vista técnico, pero la parte del guión y la parte personal creo que reflejan una historia bonita y vale la pena pararse a reflexionar sobre ella.

¿Qué es lo que hizo que decidieras entrar en el mundo del cine?

Yo estoy muy metido tanto en el mundo de la música como el del cine y los dos son geniales en el sentido de que no dan para comer, pero no creo que sea realmente así. Si te pones a hacer cosas desde el principio (y no solo es tener ideas, es llevarlas a cabo) yo creo que se le puede sacar mucho partido a la carrera y a la gente que conoces aquí.

Me metí en este mundo porque me encanta. Me encanta escuchar y componer música y me encanta ver cine. Me gustan directores raros y directores más comerciales, me gusta todo del cine. Dedicarme a ello sería mi sueño. Pero hay que ser realista y uno tiene que tener otras salidas o asegurarse su futuro. No es solo creer en ti mismo, sino también poner los pies en la tierra y saber que tu trabajo puede estar muy bien pero que hay mucha gente mucho mejor. Yo estoy aquí porque me gusta esto y si me puedo dedicar a esto pues genial. Si no me dedicaré a ello siendo profesor o cualquier cosa que esté lo más cerca posible del cine.

¿Cuáles son tus referentes, sobre todo a la hora de crear?

Es una pregunta difícil porque no se corresponden con este corto tanto como me gustaría pero en este sentido me gusta mucho ‘Her’ de Spike Jonze. Creo que es la estética que más puede parecerse al cortometraje pero así más minimalista. Me gusta mucho el cine de los Cohen, me gusta mucho el humor de Tarantino, que es muy controversial, y Scorsese me gusta mucho también.

Esta muy desprestigiado el cine español pero para nada es así, hacemos muy buen cine. A mí me gusta mucho José Luis Cuerda, un tipo muy surrealista. ‘Amanece que no es poco’ es una obra magna que todo el mundo debería conocer. Es una pena que no se tenga tanto en cuenta el cine español. Hay un director ahora que me gustó mucho su última película, ‘El Desconocido’, que es Dani de la Torre. Hacemos cine comercial como la de ‘Palmeras en la nieve’ ahora, y hacemos también cine culto e interesante. Yo creo que vale mucho. Si te vas a Estados Unidos, los directores de allí aprecian mucho el cine español.

¿Cómo ves tú (desde los ojos de un joven creador) el futuro del cine en España?

Yo tengo una visión positiva.  Creo que estamos yendo a mejor y que todavía queda mucho camino por delante pero que el cine español va a mejor. Lo que pasa es que estamos viviendo tiempos de crisis y el cine está mal pero está todo mal, no solo el cine. Se ve todo un poco nublado.

Ahora no te ganas la vida como te la ganabas hace 20 años y sin embargo estamos haciendo cosas muy buenas. Estamos exportando algo más al extranjero. El cine español antes no gustaba tanto  y ahora se empieza a apreciar. Yo creo que sobre todo está en nuestras manos, en las manos de los jóvenes, que cambie esta industria.

Viene una generación más emprendedora, más internacional, más globalizada porque estamos todos más conectados y yo creo que somos capaces de impulsar esta industria a un nivel más reconocido, aceptado y consolidado en todo el mundo.

 


Alejandro Verdugo, director de ‘Helena’

“Yo siempre tuve un lado imaginativo, un lado artístico…Vi en el cine una buena manera de evadirme y de momento me va bien.”

raquel3

¿Qué nos cuenta ‘Helena’?

‘Helena’ transmite el mensaje de seguir viviendo, de continuar tu vida, de superar los malos pasos y vivir la vida. Eso es mayormente lo que cuenta este cortometraje.

¿Cómo surgió la idea de hacer este cortometraje?

A mí las ideas me surgen siempre mientas duermo. Entonces un día, si me surge una idea, la apunto en una libretita y cuando la idea me va gustando, va cuajando, noche tras noche, lo voy apuntando y apuntando cuando me despierto. Es un poco mío, un poco cosas que me gustaría que pasaran y un poquito de mis sueños.

¿Cómo estás viviendo esta nominación? ¿Qué te parece que se haga algo así en la Universidad?

Espero que no se me suba a la cabeza (ríe). Me parece muy bien lo que están haciendo, abrir las puertas a los alumnos para que hagan sus cosas, para que las presenten. No en todas las universidades te encuentras esta oportunidad de que te enseñen, de que te dejes ver, de estar luego en la mesa redonda con Paula Ortiz (que finalmente fue sustituida por Ana Díez) o Carlos Vermut. Que te muevan, en definitiva. Está bastante bien esto, en ese sentido.

¿Cuál crees que es el punto fuerte de tu obra, lo que haría que se pusiera en cabeza en el certamen?

Creo que el punto fuerte de ‘Helena’ es la parte visual y la ligereza. Es un cortometraje de 20 minutos pero que aun así se pasa rápido porque es simpática, es ligera… y creo que eso es un buen punto a su favor.

¿Qué es lo que hizo que decidieras entrar en el mundo del cine?

Yo siempre tuve un lado imaginativo, un lado artístico… empecé siendo actor, lo que pasa es que fui haciendo un poquito de todo y al final me gustó más esto. Siempre he dibujado, me gustaba dibujar cómics, monstruos… Siempre he potenciado mi imaginación, saber expresarme. Ví en el cine una buena manera de evadirme y de momento me va bien.

¿Cuáles son tus referentes, sobre todo a la hora de crear?

Diría que son David Fincher, Chistopher Nolan y entre los españoles nombraría a Daniel Sánchez Arévalo. Un poquito esos tres.

¿Cómo ves tú (desde los ojos de un joven creador) el futuro del cine en España?

Supongo que ya sabes la respuesta. Está muy duro el ambiente. No hay una industria en la que puedas decir “oye, me voy a meter”, sino que tienes que ir poco a poco con trabajos pequeñitos, con prácticas… Yo ahora mismo estoy trabajando en una serie de prácticas pero no sé si me van a seguir remunerando o renovando. Está todo muy en el aire y es un poco buscarte la vida. Debería haber más facilidades para los alumnos, que no veo que la haya.

 


Daniel López Sánchez, director de ‘Y tenía corazón’

“Si desde la política no se pone la cultura como algo esencial, (…) no se va a valorar como para que el cine español pueda crecer lo suficiente en los próximos años”

raquel2

¿Qué nos cuenta ‘Y tenía corazón’?

No te puedo contar mucho porque, al ser tan corto, no tendría mucho sentido luego verlo. A nada que te cuente ya te estoy haciendo spoiler. ‘Y tenía corazón’ habla de un profesor de Historia del Arte y de dibujo que está obsesionado con un alumno suyo. Y hasta aquí puedo contar, no te puedo decir mucho.

¿Cómo surgió la idea de hacer este cortometraje?

Me podría liar ahora a contarte que yo tengo una teoría super desarrollada sobre la belleza del cuerpo y tal… pero sería mentirte (ríe). Simplemente lo hicimos como parte de un ejercicio de clase y un compañero, Federico Maniá, tuvo un embrión de idea, de esta idea. La verdad es que me gustó mucho y hablé con él y con el grupo y les propuse dirigirla. A todos les pareció bien y a partir de ahí no hay ninguna aspiración personal detrás de la idea del corto, ni teórica, ni nada.

¿Cómo estás viviendo esta nominación?

La verdad es que siento que la nominación, por mucho que en la publicación de la Delegación ponga Daniel López, siento que lo que más me ha gustado de esto es que es una recompensa al trabajo en equipo. Yo he sido un porcentaje muy mínimo de la producción y me gusta mucho que nos hayan nominado porque todos estamos muy ilusionados con haber podido sacar algo adelante con muy pocos medios, con muy poco tiempo. Ha sido realmente un recorrido de superar obstáculos, uno detrás de otro, y de pensar que no íbamos a tener ninguna oportunidad de terminarlo. Al final verlo terminado y que alguien te diga que mola, por encima de otros 25 cortos que seguro que estaban bien también, es muy gratificante.

¿Qué te parece que se haga algo así en la Universidad?

Está muy bien que la Universidad organice este tipo de iniciativas, aunque esta es más una iniciativa que ha venido de la Delegación de estudiantes. Está bien que la Universidad ponga los medios o apoye, pero realmente todo esto es gracias a los estudiantes y en lo que hemos podido ver hasta ahora había pocos profesores. Creo sinceramente que, si estamos en la Facultad de Comunicación, las ayudas, tanto a asociaciones de cine como a este tipo de iniciativas, tendrían que ser muchísimo mayores. Más que nada porque esto es lo que nos permite un poco salir del día a día teórico y muy poco práctico de la Universidad y hacer realmente equipos de trabajo y conocer a más profesionales del mundo del cine.

¿Cuál crees que es el punto fuerte de tu obra, lo que haría que se pusiera en cabeza en el certamen?

No te sé decir un punto fuerte del corto porque a mi me pasa, como creo que a mucha gente le pasa con sus trabajos, que me cuesta mucho mirarlo desde fuera. Yo ahora mismo veo el corto y, sinceramente, no sé decir si es bueno, malo, si está regular, si es una mierda o es una obra de arte. No lo sé mirar con esos ojos. Creo que visualmente está muy conseguido y que la historia puede gustar, pero también no gustar.

¿Qué es lo que hizo que decidieras entrar en el mundo del cine?

Si te digo la verdad, la carrera, que es lo que puedo tocar del mundo del cine de momento, casi fue una cuestión de inercia. Yo sabía que iba a hacer letras sí o sí, hice latín y griego en Bachillerato. Y luego, mi familia siempre ha estado en contacto y muy cerca del mundo del cine y la televisión, entonces yo, como era de lo que se hablaba en casa y de lo que has mamado toda la vida, casi lo veía como la única posibilidad. Tenía en la cabeza si podía salir bien o mal pero al final ha salido bien y es lo que me encanta, así que estoy muy contento.

¿Cuáles son tus referentes, sobre todo a la hora de crear?

Depende mucho de lo que esté creando, que es mínimo porque tampoco he creado muchas cosas de momento. Casi más que referentes de personas, tengo referentes de obras porque no soy una persona que siga a un director, creo que una obra es diferente a otra por las circunstancias en las que la ha desarrollado el director. En drama me gusta mucho Darren Aronofsky (‘Cisne negro’, ‘Requiem por un sueño’), en acción Paul Greengrass, por ejemplo, y en la comedia a Jacques Tati. Te podría decir esos tres.

Y como referente de director español, ya que estamos hablando de cine español, te diría que la última película que más me ha gustado ha sido ‘Loreak’, de José María Goneaga.

¿Cómo ves tú (desde los ojos de un joven creador) el futuro del cine en España?

Puede ser que la gente que estudiamos comunicación audiovisual tenga una visión a lo mejor casi más optimista de lo que puede ser la realidad porque, al fin y al cabo nosotros nos estamos moviendo siempre entre gente que es cinéfila o seriéfila y siempre van a valorar más el cine que a lo mejor la gran masa de la población. Pero sí que es verdad que en los últimos años las películas españolas sí han dado más que hablar. Por lo menos se ha hablado de ellas.

Hay un montón de debates en torno al cine español y creo que es una pena que cuando se hace una fiesta como la Fiesta del Cine, se interprete como que el problema del cine es que es caro. Es lo único que sacan los espectadores o de lo que más se habla. Pero la solución no es una promoción, una promoción tiene un carácter temporal, el problema es más una cuestión de prioridades.

Cuando estamos en unas elecciones generales como las que ha habido el 20 de diciembre y en ninguno de los debates políticos se le dedica ni un minuto, ni mucho menos un bloque entero, a la cultura desde cualquier partido político, no se habla de ello y no se considera como un problema en la población. El otro día me pasaba que iba a ir al cine y le digo a un amigo que se venga y me dice “¿cuánto es?” y le digo “8 euros” y me dice “te voy mejor a buscar a la salida”. Después vamos a un bar y se gasta 14 euros en dos copas y digo yo “tómate una copa menos y vente al cine”. O sea, si desde la política no se pone la cultura como algo esencial, la gente lo va a tener como una simple manera de ocio y no se va a valorar como para que el cine español pueda crecer lo suficiente en los próximos años.

 


Tomás Berrio Gómez-Lobo, guionista de ‘Las preguntas correctas’ 

“He decidido que esto (el cine) es lo que quiero hacer, no es la opción B. Yo lo que quiero es que sea mi trabajo, quiero ganarme la vida así, haciendo películas”

raquel4

¿Qué nos cuenta ‘Las preguntas correctas’?

Hasta cierto punto es una historia bastante convencional: va de policías. Pero la historia sale de otras dos frases de otras dos películas: una bastante guay que es la de ‘Gladiator’, cuando el emperador le dice al personaje de Russell Crowe (que era Máximo) “mi hijo es un hombre sin moral”; y la otra es de ‘Yo, Robot’, que es una mierda de película pero que tiene una frase que me gusta mucho que es la de “mis respuestas son limitadas, tienes que hacerme las preguntas correctas”.

La idea era hacer un corto de policías que tuviera acción, que tuviera mucha violencia y que, más que sobre un caso, fuera sobre una investigación sobre una serie de personas que están en un mundo donde la moral no vale y hay que renunciar a ella para poder tirar para adelante. Queríamos que fuera una historia en la que los personajes buenos acaban mal, los personajes buenos que hacen cosas malas acaban bien y los personajes malos son los únicos que sobreviven bien. Esa es un poco la idea.

¿Cómo surgió la idea de hacer este cortometraje?

Empezamos a grabar a los 14 años, somos todos del mismo pueblo. Básicamente, tenemos cada año la misma rutina de que nos juntamos cuando volvemos de las universidades en las que estamos y tenemos que rodar algo. Esto se acabó rodando en septiembre, estuvimos todo el verano de preproducción porque no nos poníamos de acuerdo y lo acabamos haciendo muy justitos de tiempo.

De hecho, en los últimos días de rodaje algunos ya nos habíamos ido a las universidades. Lo montábamos cuando podíamos porque además solo pueden montar dos de nosotros porque los demás no tenemos ordenadores que tiren de los programas. La cosa al final bien, acabamos un poco justos de tiempo, de hecho lo mandamos el día que terminaba el plazo a las 6 de la mañana porque al final queríamos mandarlo todo muy pulido y es un caos. Un poco es eso, ya tenemos la rutina cogida.

¿Cómo estás viviendo esta nominación?

Lo habíamos hablado entre nosotros y lo que dijimos fue: “si pasamos el corte, nos parece bien porque así es como si alguien nos diera un poquito en la espalda y nos dijese “bueno, para ser de un pueblo no dais tanta pena””. Nosotros estamos contentísimos e intentaremos seguir moviendo el corto. Es la primera vez que nos presentamos a un concurso y esperemos que no sea la última. Si todo va bien, esperamos dejar de hacer cortos y empezar a hacer pelis en un año o dos, aunque sean pelis chiquititas, con el mismo nivel de producción del corto. Pero las pelis ya son otras cosa, ya tienes que manejar otro nivel de trabajo y otro volumen de tareas al que nos queremos enfrentar en cuanto podamos.

¿Qué te parece que se haga algo así en la Universidad?

Me gusta bastante. Me gusta sobre todo porque hay otro concurso de cortos pero es sobre todo de forma un poco más interna. Me gusta que estos tengan proyección porque así se puede traer a gente tipo José Luis Cuerda, Carlos Vermut o Paula Ortiz (sustituida por Ana Díez), que han hecho películas que a mi me parecen la leche. Yo fui a Ayna aposta para ver el museo de ‘Amanece que no es poco’, o sea que me parece que está muy bien. Sinceramente, aunque no sea más que porque genera charlas y que genera cosas que son luego una actividad cultural y que son con lo que complementar las clases y con lo que se puede aprender me parece bien. Y lo del concurso de cortos pues también está muy bien.

¿Cuál crees que es el punto fuerte de tu obra, lo que haría que se pusiera en cabeza en el certamen?

Para empezar que lo he hecho yo con mis amigos, entonces ya está. No he visto los demás, pero nosotros lo hemos hecho lo mejor que hemos podido. Habremos hecho cosas bien, haremos cosas mal pero, como no sabemos las que hacemos bien y las que hacemos mal, estamos aquí para que nos lo digan. No tenemos ni puñetera idea. Estamos un poco cabreados con el tema del sonido y con el tema del ritmo de la historia, eso es lo que menos nos gusta. ¿Lo que más nos gusta? Pues no lo sé. En general estamos como demasiado cansados como para poder verlo objetivamente. Supongo que dentro de un par de meses ya diremos “ah, bueno, pues no nos ha quedado tan mal” pero ahora mismo no lo sé.

¿Qué es lo que hizo que decidieras entrar en el mundo del cine?

Pues, como te digo, nosotros empezamos a rodar a los 14 años y a mí me gustaba bastante. Yo llevaba haciendo chorradas en vídeo desde un par de años antes, o desde los 10 años, que empecé a hacer stop motion con los legos. Increíblemente tenemos cosas que hemos hecho todos con stop motion que nos siguen impresionando, sobre todo por la cantidad de horas de tiempo libre que teníamos. Lo teníamos todos en mente. Al final realmente estamos todos estudiando nuestras carreras y nuestras cosas. Yo me he metido este año aquí, me cambié de carrera, y este año es mi primero. He decidido que esto es un poco lo que quiero hacer, no es la opción B. Tengo mis opciones B y mis cosas, pero yo quiero trabajar haciendo pelis, yo quiero que esto sea mi trabajo. Si es un arte o es lo que le de la gana, no lo sé. Yo lo que quiero es que sea mi trabajo, quiero ganarme la vida así.

¿Cuáles son tus referentes, sobre todo a la hora de crear?

Es complicado. Me gusta mucho David Fincher a nivel visual, aunque no me gustan sus historias, ni como las plantea, a nivel de imagen me gusta bastante. Me suelen gustar cineastas que son creativamente formales. De Peter Jackson me gustan, por ejemplo, algunas secuencias. Algunas escenas de la película de ‘Alien’ me gustan un montón también. De cine clásico sinceramente creo que el único que me gusta es Preston Sturges y porque tiene una peli que básicamente viene a decir que el cine será lo que te salga de las narices pero el cine tiene que ser para el espectador y tiene que ser divertido, que te haga pensar. Si no te entretiene no sirve para nada.

Dentro del cine español, me gusta mucho Carlos Vermut. A mí ‘Magical Girl’ me dejó un poco con el culo torcido. Había visto ‘Diamond Flash’ y bueno, sí, estaba interesante, estaba curiosa pero me parecía que era demasiado episódica. Tenía secuencias que estaban muy bien, escenas muy buenas, pero el resto de la película estaba un poco en otra liga. Parecía que había varias historias que se mezclaban pero no estaban muy bien cohesionadas, desde mi punto de vista. Aun así me gusto bastante.’Magical Girl’ es algo al revés, está unificada y cuando la película sube y cuando crece, crece toda. ‘La herida’ de Fernando Franco me gusta también mucho, Cuerda también, ‘Caníval’… ‘El Desconocido’ me gusta que se haya hecho porque es otro tipo de cine y está bastante bien llevada.

¿Cómo ves tú (desde los ojos de un joven creador) el futuro del cine en España?

Ni puñetera idea. Hace unos meses hubo un encuentro de series que organizó Movistar y me interesó bastante una charla de creativos y guionistas que decían que querían hacer cosas que compitieran con el nivel de Estados Unidos. Eso significa hacer muchas series, que tengamos un gran nivel de producción de relativa calidad, que a lo mejor a nivel presupuesto no sean para tanto pero que tampoco sean de plano-contraplano, que la televisión va mucho a eso. Ahora que todo el mundo ve series y a lo mejor ve 10 capítulos de golpe, te pueden meter construcciones de planos más complicadas, te pueden hacer secuencias más largas, pueden durar más los capítulos… pueden durar menos para no tener que rellenar el prime time de España porque ya son productos que no están atados a la publicidad. Me gustan algunas de las cosas que dijeron, como que ahora Netflix quiere empezar a producir series en España.

Desde mi punto de vista puede ir por dos caminos: que acabe habiendo dos o tres series con un montón de pasta intentando equivocarse al entender que lo que tienen los americanos es dinero, o que haya series a las que se les de un poco más de juego a nivel intentar hacer una temporada y, aunque sea una temporada solo, que la gente luego cuando la termine diga “tienes que ver esto”. Porque así es como funcionan las series por Internet, la gente no ve series porque las anuncien, se las recomiendan. Si tienes 20 series que ver no vas a ver algo a no ser que alguien te diga que está bien.

Eso y que hemos podido grabar nosotros juntando unas cuantas perrillas y renunciando a la Play Station 4 para comprarnos una cámara. Eso quiere decir que la tecnología es más barata y me parece bien. Cuando termine el ciclo de concursos lo subiremos a Internet para intentar que la gente lo vea. Es así de fácil. Esto (la distribución por Internet) es una cosa que se salta a las distribuidoras, va a haber pelea, pero me parece bastante bien. Creo que se produce un desdoblamiento incluso entre el cine de las salas y el cine que la gente haga directamente para la gente que lo ve. Los exhibidores tienen que entender que ahora hay otras fuentes que no son las distribuidoras, con material audiovisual bastante bueno. Y las distribuidoras tienen que entenderlo también y adaptarse a otro tipo de movimiento. No creo que vaya a terminar el cine en las salas, pero sí creo que va a haber muchas cosas interesantes que se van a poder mover con poco dinero, y eso va a estar bien porque va a haber más películas, y de calidad.

 


Álvaro Vidal, director de ‘Culaccino’

“Cada vez vamos a hablar menos de cine como una cosa concreta. Ahora casi cualquier persona puede hacer una pequeña película y que se vuelva grande”

raquel5

¿Qué nos cuenta ‘Culaccino’?

Es raro. La historia es de una chica que está esperando a un chico en un restaurante porque ha quedado con él para hablar sobre algo, no sabemos sobre qué. Si cuento más, siendo un corto, ya lo estropearía.  Con la última escena queda muy claro lo que quiero contar. Es como muy absurdo, no tienen mucho sentido unas cosas con otras, pero no sé exactamente qué quería contar con ese absurdo. Son dos personajes muy hipócritas y pretenciosos que tienen una conversación larguísima sobre vino, en la que parece que no están hablando de nada concreto. Tampoco les estoy criticando, simplemente reflejo un poco el sinsentido. A medida que avanza, el cortometraje es cada vez es más loco y el final ya es una locura total.

¿Cómo surgió la idea de hacer este cortometraje?

Por Buzzfeed, yo creo. Había un artículo de palabras sin traducción y vi lo de “culaccino” y también había visto que había un concurso de cortos. Hice una lluvia de ideas y me acordé de esa palabra, que quiere decir “la marca que deja una copa”.  Me puse a escribir y ya cuando lo tuve todo lo rodé y lo presenté.

¿Cómo estás viviendo esta nominación?

La verdad es que no me lo esperaba porque se había presentado mucha gente, muchísima gente de mi clase, que es gente que hace cosas buenas y tal. No me lo esperaba para nada. Cuando me enteré estaba con mi madre y, aunque tampoco es un premio super importante, me emocionó mucho, me hizo mucha ilusión.

¿Qué te parece que se haga algo así en la Universidad?

Se agradece un montón porque no solo es dar oportunidades, sino que también es motivar. A lo mejor no tienes ningún corto y así decides hacer algo o si tenías algo lo mandas. Esto hace que haya más actividades y que no sea solo llegar aquí e irse después de las clases. Es bueno para conocer gente y para que los alumnos vayan formando su portfolio.

¿Cuál crees que es el punto fuerte de tu obra, lo que haría que se pusiera en cabeza en el certamen?

Creo que ha nivel técnico, al ser la primera cosa que edito, obviamente va a tener fallos de raccord y de muchas cosas. Yo creo que el punto fuerte es lo absurdo que es, que es comedia absurda, que tiene cosas que son graciosas al ser llevadas al extremo y yo creo que ese es un punto a favor. Los actores también han sabido sacar provecho a eso.

¿Qué es lo que hizo que decidieras entrar en el mundo del cine?

Imagino que como todo el mundo: hace mucho tiempo, cuando vi tal peli. Pues sí, hace mucho tiempo, cuando tenía ocho años. Pertenecemos a una generación que ha crecido viendo películas. Yo no había pensado en esto como un oficio, sino como algo que estaba ahí. Va a sonar como muy redicho pero estoy aquí por Alfred Hitchcock. Recuerdo que en Telemadrid empezaron a poner sus películas y un día, con 8 años, me quedé viendo una medio a escondidas.

Recuerdo que al día siguiente me puse a hablar con mi tutora, que era una monja muy graciosa, y justo salió ese tema. Habíamos estado dando las novelas de misterio en lengua o algo así y Hitchcock era el director favorito de mi profesora. Recuerdo que pensé “qué raro, una monja a la que le gustan los asesinatos” (ríe). Empezamos a hablar y me recomendó más pelis y a partir de entonces aquí estoy. Yo solo hice la comunión para poder comprarme una cámara. En Bachillerato lo abandoné completamente y por eso estuve tan desmotivado, pero decidí hacer la carrera y ahora estoy muy contento, haciendo lo que me gusta.

¿Cuáles son tus referentes, sobre todo a la hora de crear?

A mí me gusta casi cualquier cosa pero a la hora de crear, creo más por música, me inspira mucho la música. En este corto no hay un referente claro. Quizás Amélie, o Wes Anderson, es muy del estilo, es muy parodia de ese tipo de pelis. ¿A la hora de crear? esto es lo típico que luego nunca te acuerdas cuando te preguntan (ríe). Películas que me gusten muchísimo son por ejemplo las películas para niños, películas de niños que hacen cosas: ‘Matilda’, ‘El hijo de Rambow’… ‘400 golpes’ la vi hace poco y me gustó bastante, tampoco es que conozca a fondo la filmografía de Truffaut pero me gusta. Es algo super friki, pero me encantan las películas de institutos. Además me inspiran mucho porque conecto más. Un director que sí que conozco todo lo que ha hecho, porque es contemporáneo y ha hecho cinco películas, es Xavier Dolan. De Woody Allen también he visto unas cuantas. Intento no ver todo el rato una misma cosa.

Entre los cineastas españoles, me encanta José Luis Cuerda. He visto bastantes pelis suyas: ‘Amanece que no es poco’ me marcó muchísimo, ‘El Bosque Animado’, ‘La lengua de las mariposas’… Otro director que me gusta bastante es Almodóvar porque, no sabía decirte si es un buen director, no puedo juzgarlo, pero me encanta ver sus películas. Seguro que se me olvida alguno, tengo una lista en letterbox, de hecho, de mis películas españolas favoritas. Yo creo que ‘Amanece que no es poco’, al menos en comedia, es seguro mi favorita.

¿Cómo ves tú (desde los ojos de un joven creador) el futuro del cine en España?

Yo creo que cada vez vamos a hablar menos de cine como una cosa concreta, sobre todo ahora porque cualquier persona, aunque no puede hacer una gran película, puede hacer una pequeña película y que se vuelva grande. No creo que en cinco años tengamos 100.000 películas grabadas con iphone, no es eso. Pero yo creo que sí que va a haber más cosas que no sean cine, como YouTube. A partir de ahí se crean webseries que no son cine exactamente pero se van a parecer o van a ser el nuevo cine. No vamos a dejar de ver cine pero a lo mejor sí vamos a cambiar lo que es cine y lo que no es cine.

Me imagino que las películas seguirán haciéndose hasta que la gente deje de ir a verlas. Se seguirán haciendo las típicas películas financiadas por las grandes cadenas de televisión de este país y yo creo que se tendría que abrir la financiación a los nuevos talentos. Yo veo bien el futuro, no me preocupa, porque buscarte la vida te la vas a tener que buscar igual, de alguna manera, ya sea haciéndote tú mismo tu producción o como sea. Si es lo que quieres hacer tienes que buscarte la vida para lograrlo. Así que el futuro lo veo bien y el presente también.

 


No podemos saber a ciencia cierta cómo será el futuro del cine en nuestro país, ni de qué forma habitará el cine entre nosotros dentro de unos años. Lo que sí está claro es que iniciativas como las de este valiente grupo de alumnos de la Delegación de la UC3M impulsan el cine, motivando a diamantes en bruto a lanzarse a él y que así, gracias a las nuevas generaciones en confluencia con las anteriores, se logre prosperar.

Enhorabuena. 

Aquí os dejamos el Cartel de la I Semana del Cine y los carteles completos de los cortometrajes, que también son obras de arte.

– De hecho, el cartel de ‘Helena’ fue dibujado por su propio director, Alejandro Verdugo, y el cartel de ‘Y tenía corazón’ es una obra de dos de nuestras artistas Paperbox: Julia Mora y Paula Mc (quien también participó en el cortometraje ‘Y tenía corazón’ como Ayudante de Dirección) –

12473942_506358989551592_1557850831496725037_o.jpg

 

12973040_596628320513434_2373013784796379306_o

12961394_596628310513435_3753668439926207116_o

12973538_596628333846766_5703089172990697016_o

13002565_596628363846763_4748263144976625748_o

12985535_596628347180098_6968272192588130293_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s