Good Girl Gone Bad

Ser una chica mala puede ser guay y Riri nos ha enseñado a serlo