‘Vis a Vis’ (2×02): Rimando

Macarena Ferreiro continúa experimentando su Breaking Bad personal. Tras ser capturadas en Marruecos, las tres reclusas fugadas vuelven como hijas pródigas al hogar. Pero poco van a reconocer de la prisión que dejaron atrás.

La nueva entrega de ‘Vis a Vis’ mantiene el nivel de tensión pero es cierto que, tras una entrada tan triunfal en la segunda temporada con el primer capítulo, éste es más una transición en la trama. No obstante, la calidad técnica sigue estando a la altura de una serie que, como las grandes, encierra cohesión formal y argumental. El 1×01 se desdobla en el 2×02.

vis a vis
Fuente: El Confidencial

La vuelta a Cruz del Sur está orquestada por rimas visuales. La repetición de la entrada de Macarena a la cárcel contiene planos similares a su primera vez, eso sí, cambiado ciertos detalles que nos rompen la ilusión de estar en el primer capítulo, como si de una distopía se tratase.

Zulema se ha vuelto del color de su escorpión. Ahora las tres reclusas visten el negro distintivo de las peligrosas. Maca ya no volverá a ser la misma secretaria pija, remilgada e inofensiva que entró a través de ese cacheo inicial. Volvemos a las rimas visuales cuando ésta consigue que no metan a “la nueva” en su celda, de la misma manera que lo hizo Zulema con ella cuando llegó. 

El color y la distribución en la imagen sigue siendo cuidada; planos simétricos, que juegan con la profundidad de campo y el desenfoque y el esbozo de una suerte de panal de abejas, de amarillo visavisiano y negro azabache, con la clara distinción de las abejas reinas.

“Ya no eres la niña a la que su jefe engañó con la contabilidad de la empresa, ahora llevas uniforme de peligrosa, eres una asesina, estás en el club de las presas con las que hay que tener cuidado” le dice regodeándose Zulema a Macarena.

2x02 otra

La trama avanza ligeramente; se conectan aún más las historias personales de los personajes de fuera con los de dentro, continúan los abusos de Valbuena, se radicaliza el enfrentamiento entre Fabio y Sandoval, contrapuesto en un montaje paralelo con uno de los choques entre Zulema y Macarena, Anabel vuelve a engañar a la reclusa novata y se materializa la sorprendente pérdida de moral en el personaje de la madre de la protagonista; “No vamos a deshacernos de la escopeta, la enterraremos en el bosque, no sabemos si la tendremos que volver a utilizar”.

agujeros

El gran acontecimiento del capítulo nos despierta sentimientos encontrados. Por una parte, admiración por el plano que juega con la luz y la oscuridad entre los agujeros de bala y por la maestría de nuevo del manejo del sonido del tiroteo; y por otra parte la desesperación de la muerte. No nos queda claro si incurren en racismo o si se burlan del mismo, y “jalapeño” sabe de lo que hablamos.

No obstante, y contradiciéndonos con lo anterior, es importante recalcar la labor de representación de minorías raciales (¡hasta 3 idiomas escuchamos en este capítulo!) o LGTB (protagonizado en el 2×02 por el reencuentro de Rizos y Maca) y de denuncia social, como por ejemplo, y como gancho de actualidad, afirmando contundentemente que el negocio de transporte de refugiados Sirios genera más dinero negro que el mercado de las armas.

La cárcel ya no es un juego de niños, las libertades se diezman, los derechos se vulneran y el avance para el próximo capítulo nos deja los pelos de punta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s