‘Six Feet Under’- Vol. II

Todo principio tiene un final. La vida de Six Feet Under, como todas las vidas, tuvo un principio y un final. Desapareció de la parrilla televisiva dejando una profunda huella en la historia de las series de televisión. Six Feet Under es la serie. Insisto en ello. Pero aún no es momento de hablar del final. Todavía no.

Six-feet-under_A-dos-metros-bajo-tierra_HBO_serie-Fisher
Fuente: careta de la serie
La estructura narrativa es magistral: cada capítulo empieza con una muerte. Todos y cada uno de los capítulos empiezan con una secuencia en la que el espectador sabe que alguien va a morir. Un fundido a blanco se convierte en la lápida en la que se inscribe el nombre del difunto junto a su fecha de nacimiento y de muerte. La vida encorsetada entre dos números, la vida como principio y como final.

screen-shot-2015-08-19-at-8-36-03-am-2
Fuente: captura de pantalla de capítulo
Los recursos audiovisuales se ponen al servicio de la historia de una forma magistral. Nunca antes un fundido a blanco había tenido tanto sentido. Un morir que es un ver luz. Tanta luz que nos fundimos a blanco. Y con ese marco de fondo, cada miembro de la familia Fisher lidiará en su día a día, en su búsqueda del yo verdadero y de su lugar en el mundo.

grandes-reflexiones-de-six-feet-under-1
Fuente: HBO.com
Cada muerte que llega a la funeraria envuelve la vida de la familia Fisher en un tono denso, nostálgico y lacrimoso que se respira en la cotidianeidad de sus vidas. La muerte como constante vital. La muerte mirada de frente, le toque a quien le toque. Y los diálogos sientan al espectador de cara a la muerte, para que la miren fijamente.

450_1000
Fuente: captura de pantalla de capítulo
Josh: I was so young. Why me?

Nate: Well, why the fuck not you? Did you think you were immune to this?! Everybody dies! Everybody! What makes you so fuckin’ special?

2×02, Out, Out, Brief Candle

Josh: Era tan joven. ¿Por qué yo?

Nate: Bueno, ¿y por qué narices tú no?  ¿Creías que eras inmune a esto? ¡Todo el mundo muere! ¡Todos! ¿Qué te hace tan jodidamente especial?

2×02, Consúmete, consúmete velita

Six Feet Under se llevó a la pequeña pantalla como si ésta fuese gigante, pues formalmente la serie destaca por su calidad cinematográfica y por el uso magistral del lenguaje y de la narrativa audiovisual. Cada capítulo dura unos 50 minutos y todos ellos están minuciosamente cuidados, de principio a fin, como si de películas se tratase. Es cine encapsulado en capítulos, pero cine.

200_s
Fuente: giphy.com
Y, como la muerte, todo principio tiene un final. Y Six Feet Under tuvo el mejor final que se ha hecho nunca de una serie de televisión. Con la voz y música nostálgica de Sia cantando ‘Breathe Me’, envueltos en unos planos q

ue se acercan cada vez más a la luz y con un fundido a blanco que pone fin a todo. El final más coherente, emotivo, espectacular y, sobre todo, el final más final. Y eso es indiscutible porque Six Feet Under pone un punto y final a la vida. Quienes ya habéis visto el final, aquí lo tenéis para volver a rememorarlo. Quienes aún no habéis visto la serie, NO LO VEÁIS porque un final sólo tienen sentido si conoces su principio.

A quienes queráis dejar de vivir en pecado, ved Six Feet Under y entrad en el juego. Es el MUST de las series. Es LA serie.

You’re in the game now, buddy boy. Whether you like it or not.

Nathaniel Fisher, 2×01, In the game

Estás en el juego ahora, muchacho. Te guste o no.

Nathaniel Fisher, 2×01, En el juego

R.I.P. Six Feet Under 2001-2005

D.E.P. A dos metros bajo tierra 2001-2005

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s