El Madrid que tocamos y vivimos

Tan real como la vida misma. Tan cercano que acaricia al espectador con cada palabra