‘¡No soy una cría, soy un tiburón!’

De trabajo para la universidad a una nominación al Premio Nacional del Libro estadounidense en 2015, pasando por el ya casi ineludible webcomic. Y además, opera prima. La trayectoria de ‘Nimona’ ha sido una montaña rusa desde que su autora, Noelle Stevenson, decidiera apuntarse a una clase universitaria llamada Advanced Sequential Art (arte secuencial avanzada) y continuar una historia ya empezada sobre una polimorfa la mar de simpática.

Nimona quiere ser supervillana y no se conforma con cualquier maestro, así que se cuela en la guarida de sir Balister Blackheart, icónico enemigo de la región. Su encantadora cara dura y su habilidad de transformarse en cualquier ser viviente le aseguran el puesto de ayudante del malo, pero las cosas resultan no funcionar como ella piensa. Poco a poco va descubriendo que su maestro no es realmente malvado, sino que sólo quiere revelarse contra el sistema por el que perdió un brazo y la intensa relación que tenía con el caballero Ambrosius Goldenloin. Y también descubre que la Institución que dice velar por el bienestar de la población no es tan de fiar como parece. Lo único que parece saber desde el principio pero no le quiere contar al lector es quién es la propia Nimona realmente.

12784499_10207464175616913_1889444161_n
(‘Nimona’, Noelle Stevenson)

“Nunca había hecho un cómic de más de cuatro páginas antes” contaba Stevenson en su blog. Pero a pesar de ello supo no decepcionar a sus fans, que aumentaban poco a poco gracias a las caricaturas sobre Los Vengadores que subía a Tumblr. El webcomic (que después también sería su trabajo de fin de carrera) trascendió, y en 2015 fue publicado en papel por la editorial Harper Collins. Se llevaba consigo la ventaja de un número importante de lectores dispuestos a apoyar a la artista. Porque si el fenómeno fan en internet destaca por algo es por su constancia.

Diálogos ingeniosos y fluidos, un estilo de dibujo sencillo pero atrayente, ambientación rompedora, romance queer… Noelle Stevenson, fan consagrada, hizo el cómic que a ella le habría gustado leer y acertó. Lo que artistas más puritanos no se habrían planteado, como crear un mundo que mezcle justas medievales y experimentos científicos punteros, es un básico aquí.

12784232_10207464176696940_1230091022_n
(Fuente: gingerhaze.tumblr.com)

Su condición de primera obra, eso sí, se acaba haciendo notar. Las primeras páginas resultan demasiado planas en comparación con las últimas, que tienen una riqueza de colores y un detalle en los fondos mucho mayores, además de una composición de viñetas más elaborada. ‘Nimona’ fue, al fin y al cabo, un trabajo en evolución durante años, y las capacidades de Stevenson se van notando en la medida que se atreve a rizar un poco más el rizo. Pero aun así no parece que este detalle rompa con el carácter general de la historia, que va de más inocente a más dramática, siempre con cierto halo de ternura.

12782502_10207464177616963_736934103_n
(‘Nimona’, Noelle Stevenson)

A pesar de ser un cómic autoconclusivo, ‘Nimona’ deja con ganas de más, y sobre todo más de esa adolescente bajita y regordeta con especial predilección por transformarse en tiburón. Ella tiene sus fallos, por supuesto, pero precisamente son estos lo que la hacen tan especial. Eso, y el cariño con el que ha sido creada y entregada a los lectores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s