El tiempo en celuloide

Sin más argumento que el del propio paso del tiempo a través de los ojos de un niño y los de aquellos que lo acompañan a lo largo de su viaje por la vida, y sin más aderezo formal que una selecta banda sonora que actúa como conductor de reflexiones, ‘Boyhood’, que llegó al mundo tras 12 años de gestación, se abre paso en el transcurso de otra vida, la del séptimo arte: la historia del cine. 

Y es que esto, algo tan simple (pero a la vez tan complejo) como el transcurrir de la vida ante nuestras retinas, le basta y le sobra a Richard Liklater para atrapar al espectador, igual que el momento va atrapándonos a lo largo de la vida.

“Es el momento el que nos atrapa, es como si siempre fuera ahora”, reza la última reflexión que nos regala ‘Boyhood’, siendo esta la base sobre la que se ciernen los 165 minutos que conforman la película. Por si fuera poco, también la propia vida sigue la misma estructura.

tumblr_nkil3zfnLR1r1d4seo1_500.gif
Fuente:tumblr.com

No es la primera vez que Linklater juega con el paso del tiempo, pues con su trilogía ‘Antes de… ‘(también protagonizada por Ethan Hawke), que se ha convertido en un hito del drama romántico independiente, el director ya había reflexionado sobre cómo el inexorable transcurrir de la vida afecta al amor.

Sin embargo, esta vez ha ido más allá y ha pasado a abarcar la propia vida, con toda su complejidad y en todos sus aspectos. Una complejidad que paradójicamente logra dotar de la sencillez propia de un video doméstico.

Bien podría decirse que es precisamente en esto en lo que reside la grandeza de Boyhood: en haber hallado la simplicidad en la complejidad al retratar la vida de Mason (Ellar Coltrane), dotándola de una naturalidad que convierte sus recuerdos, todas esas pinceladas cotidianas de una vida y que Linklater “atrapa” en el celuloide, en universales, haciendo evocar al espectador sus propios recuerdos y aproximándose a la misma esencia de la vida.

giphy

Fuente: giphy.com

‘Boyhood’, a pesar de su título, no tiene como protagonista a un niño, sino que es el tiempo el que lleva la voz cantante. El devenir, el futuro, lo impredecible; que se ha convertido, en boca del propio director, en “un colaborador del que no podían desprenderse” y que va rigiendo el destino de unos personajes que buscan, igual que todos, encontrarse a sí mismos. Algo que nuestro excepcional protagonista no facilita en absoluto.

Unos personajes de una humanidad desbordante e interpretados por actores valientes y comprometidos ponen la guinda a una obra que, a través de esta variedad de miradas, alcanza una cercanía que convierte ‘Boyhood’ en una película sin precedentes.

nytimes.com
Fuente: nytimes.com

Cierto es que la crítica no deja de ovacionarla, pero también es cierto que ‘Boyhood’ no ha suscitado el mismo tipo de reacciones en todos los espectadores, cuyas valoraciones se mueven en un espectro bastante amplio.

Sin embargo, tanto aquellos que hay quedado “atrapados” en cada fotograma, como aquellos que se han sentido “atrapados” durante casi tres horas en la sala de cine, coincidirán en que si algo derrocha Boyhood es valentía y humildad. ¿La película el año? ¿Una obra maestra? ¿Un hito del cine?, eso sólo puede saberlo nuestro fiel compañero de viaje: el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s