‘La chica danesa’ vs ‘Tangerine’

La sociedad actual está llena de contradicciones. El ser humano erige barreras al mismo tiempo que se libera a sí mismo, y el capitalismo es tanto el altavoz que necesitamos como la máquina que tergiversa.

La chica danesa‘ se estrenó el pasado 15 de enero en España. Con ella, Tom Hooper se ha apropiado de una historia emotiva y potencialmente bella que le ha permitido regodearse en su reputación de maestro escenógrafo.

Hooper hace alarde de unos planos que son más fotografía en movimiento que cine, rellenos de exquisitos decorados y delicados personajes. Esta pretensión puramente estética es el motivo por el cual Google está lleno de artículos titulados “La verdadera historia de Einar Wegener”.

eddie-redmayne-alicia-vikander-the-danish-girl
(Fuente: vogue.)

En ‘Tangerine’, Sean Baker y su par de iPhones no toman como referencia unos hechos reales concretos: su trama parte de una situación universal que bien podrían haber atravesado personajes heterosexuales, cisgénero y de raza blanca.

Baker innova en la filmación, pero esta decisión está subordinada a su trama y su contexto. La estética iPhone contribuye a entrelazar figura y fondo.

La sinopsis oficial de la película no menciona si los personajes son trans o cis. La diferencia se plasma en ella de forma natural, la mayoría de las veces en función de la profesión de las dos protagonistas. Aquello que les hace distintas a los ojos del público general no se explica, ni causa melodrama, ni tiene un afán reivindicativo.

photo_01
(Fuente: magpictures.)

Eso es normalización. Si hay algo que objetarle a Baker es que SinDee y Alexandra sean prostitutas. No obstante, este es un elemento que pretende ser representativo de la realidad trans de Los Angeles.

Tangerine‘ da pasos hacia delante gracias a una representación bien hecha. El equipo de ‘La chica danesa’, Eddie Redmayne incluido, esperaba dejar una marca positiva. A pesar de sus buenas intenciones, Hooper ha utilizado a un personaje clave en la historia de la comunidad LGBT+ de un modo egoísta, dejando cicatriz.

¿Si Lili Elbe nunca hubiera sido Einar, la habría interpretado un actor cisgénero? Cuando Hooper puso en marcha su proyecto, se le olvidó algo muy importante: involucrar a personas transgénero que evitasen el efecto negativo que ‘La chica danesa’ ha tenido en su comunidad.

sean_baker_tangerine_with_steadicam_smoothee_iphone_5s
(Fuente: nofilmschool.)

‘Tangerine’ se ha estrenado en festivales de cine de todo el mundo, empezando por una fantástica acogida en Sundance, pero se ha distribuido en salas públicas en contadas ocasiones.

‘La chica danesa’ reúne cuatro nominaciones a los premios Oscar, tres a los Globos de Oro y cinco a los BAFTA.

Dos buenas películas de estética impecable que tratan de representar a una minoría. Propósito similar, resultados opuestos.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s